<link rel="stylesheet" id="all-css-45b2eecf8d3094ca77b03984a25fc90d" href="https://habitossaludablesnaturales.com/_static/??-eJylkM1OwzAQhF8I10KIKBfEo6CNvXK3Wf/Iazfy2+MGDilQUsHF8sjzjXd2ScrEUDAUnbg6CqJPWBKYWftoK6PojAwFrUpRyhd1MCIPy/cIV7ucMDs9VWKrJ45mVkxThty0lMb4N7Qc0d9EGVqsRblM9voPCoar7VVOoj1aAuQe08mtSB3HrBgdmHbwFHbp/rbVW2Zvp0xzP39cxFpR9AQMAgF+NZ0hE+g+4IdLLclEf+8MS8wWrOhu/8ckt9LlCBl7vm3rlYLbI9/WHtEQsOLoolyJe7Z7afJ5v1hf/cvjMDyNw/g8Du8uaB0j" type="text/css" media="all">

Yoga

Ayuda a perder peso y a combatir la obesidad.

En resumen, la pérdida o ganancia de peso depende principalmente de la relación entre el consumo calórico de los alimentos y la quema de calorías por actividad corporal.

Para perder peso, el gasto calórico debe ser mayor que la ganancia, es decir, se debe quemar más mediante el aumento de la actividad física e ingerir menos calorías, mediante la reducción de carbohidratos en la dieta, para generar un balance energético negativo, lo que redunda en la descomposición de las reservas de grasa, la llamada lipólisis.

Para ello están indicadas las modalidades de yoga más vigorosas, como Ashtanga Vinyasa Yoga y Power Yoga, que tienen un gran impacto cardiovascular y un alto consumo calórico, equivalente a una carrera o un deporte de alta intensidad.

La pérdida de peso también se debe a la quema calórica post-práctica, que ocurre por el aumento del metabolismo y el efecto termogénico persistente, o sea, por la mayor producción de calor corporal incluso después de la práctica.

Esto se debe al reequilibrio neurohormonal inducido por las posturas, ya que al torcer, invertir, flexionar y extender el cuerpo de diferentes maneras, se estimula el funcionamiento de las diversas glándulas que orquestan el metabolismo al aumentar el flujo sanguíneo en la tiroides, las glándulas suprarrenales y la hipófisis, entre otros.

Se dice que el yoga trabaja de adentro hacia afuera, es decir, corrige, mejora y equilibra el funcionamiento del cuerpo en su conjunto aumentando el metabolismo y el sistema endocrino.

Otros factores importantes se refieren a una menor ingesta calórica asociada con una reducción del estrés, un mayor autocontrol alimentario y una sensación de saciedad.

Se sabe que las hormonas del estrés aumentan la sensación de hambre y la necesidad de comer en exceso.Además, con la práctica del yoga naturalmente nos volvemos más atentos a los mensajes que nos da el cuerpo y a los efectos que cada alimento que ingerimos produce en nuestro organismo, lo que nos hace más selectivos a la hora de elegir lo que debemos comer, ya que Comenzamos a desear solo alimentos que son buenos para nosotros y rechazamos aquellos que son malos para nosotros. Esta es la inteligencia corporal en acción, que sigue el principio universal de no agresión hacia uno mismo, ya que comer alimentos nocivos o excesivos es una forma de autoviolencia.

Además, con la práctica del yoga naturalmente nos volvemos más atentos a los mensajes que nos da el cuerpo y a los efectos que cada alimento que ingerimos produce en nuestro organismo, lo que nos hace más selectivos a la hora de elegir lo que debemos comer, ya que comenzamos a desear solo alimentos que son buenos para nosotros y rechazamos aquellos que son malos para nosotros.

Esta es la inteligencia corporal en acción, que sigue el principio universal de no agresión hacia uno mismo, ya que comer alimentos nocivos o excesivos es una forma de autoviolencia.

El principal libro de los que he obtenido éstos conocimientos es éste que además me encanta por lo bien que lo explica todo y lo completo que es:

Publicado por LadyVilx

Soy una amante de la naturaleza y de sus beneficios para la salud mental y corporal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Optimized with PageSpeed Ninja