<link rel="stylesheet" id="all-css-45b2eecf8d3094ca77b03984a25fc90d" href="https://habitossaludablesnaturales.com/_static/??-eJylkM1OwzAQhF8I10KIKBfEo6CNvXK3Wf/Iazfy2+MGDilQUsHF8sjzjXd2ScrEUDAUnbg6CqJPWBKYWftoK6PojAwFrUpRyhd1MCIPy/cIV7ucMDs9VWKrJ45mVkxThty0lMb4N7Qc0d9EGVqsRblM9voPCoar7VVOoj1aAuQe08mtSB3HrBgdmHbwFHbp/rbVW2Zvp0xzP39cxFpR9AQMAgF+NZ0hE+g+4IdLLclEf+8MS8wWrOhu/8ckt9LlCBl7vm3rlYLbI9/WHtEQsOLoolyJe7Z7afJ5v1hf/cvjMDyNw/g8Du8uaB0j" type="text/css" media="all">

Técnica de relajación para el estrés

Técnica del entrenamiento autógeno


La técnica del entrenamiento autógeno es una técnica destinada a controlar el estrés mediante la autorregulación, a partir de la toma de conciencia sobre las propias sensaciones corporales. Un consejo para poder realizar dicha técnica, es que previamente haya un dominio sobre la relajación muscular progresiva y una vez adquirido, es más sencillo poder realizarla. Veamos pues cuáles son sus pasos, en sus fórmulas de entrenamiento más acortadas:

– Ejercicio de pesadez: en este primer ejercicio, la persona debe concentrarse en la pesadez de sus extremidades, empezando por el brazo derecho o izquierdo. Para ello, debe repetir seis veces la frase “el brazo derecho-izquierdo es muy pesado” y a continuación repetir una vez “estoy muy tranquilo”. Las dos secuencias se repetirán por cada brazo y se terminará con la frase “brazos firmes, respirar hondo y abrir los ojos”.


Ejercicio de calor: en este ejercicio, la concentración que hemos puesto en nuestros brazos, nos producirá una sensación de calor y frente a ella, deberemos repetirnos la frase “el brazo derecho-izquierdo está muy caliente” y a continuación: “estoy muy tranquilo”, del mismo modo que en el ejercicio anterior, debe realizarse con ambos brazos. Con la práctica diaria de ambos ejercicios, debemos ser capaces de cambiar de un estado a otro, pasando de la sensación de pesadez a la de calor y viceversa.

Regulación de la pulsación: La formulación para realizar este ejercicio consiste en repetir seis veces la oración “el pulso es tranquilo y regular” seguidamente de una vez la formulación “estoy muy tranquilo”.

Regulación de la respiración: en este ejercicio, gracias a la baja actividad corporal, se ejerce una influencia tranquilizante. en este caso, la frase que debemos repetirnos seis veces es “respiración muy tranquila”, seguida de la formulación “estoy respirando” una vez.

Ejercicio abdominal: la persona debe repetirse seis veces “el plexus solar es como una corriente de calor”, el plexus solar es una red de nervios que permite dejar disponible la sangre para el funcionamiento de los músculos frente a situaciones de estrés. Tras estas 6 repeticiones, la persona debe repetir una vez: “estoy muy tranquilo”.

Ejercicio de cabeza: finalmente, en esta última etapa, debemos repetirnos 6 veces la formulación “la frente está agradablemente fresca o despejada y clara”, seguidamente de “estoy muy tranquilo”.

En resumen, su composición global seria la siguiente:

  • Repetir 6 veces la frase: “El brazo derecho es muy pesado”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Repetir 6 veces la frase: “El brazo derecho está muy caliente”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Repetir 6 veces la frase: “El pulso es tranquilo y regular”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Repetir 6 veces la frase: “Respiración muy tranquila”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy respirando”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Repetir 6 veces la frase: “El plexus solar es como una corriente de calor”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Repetir 6 veces la frase: “La frente está agradablemente fresca”
  • Repetir 1 vez la frase: “Estoy muy tranquilo”
  • Terminar con las frases: “Brazos firmes» «Respirar hondo» «Abrir los ojos”.

En los próximos artículos habrá más técnicas de relajación.

Publicado por LadyVilx

Soy una amante de la naturaleza y de sus beneficios para la salud mental y corporal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Optimized with PageSpeed Ninja